El Supremo dictamina que el ámbito de la medicina estética corresponde a la profesión médica

descarga

La Resolución núm. 19/2017 del Consejo General de la Organización Colegial de Enfermería de 14 de diciembre de 2017 “Por la que se ordenan determinados aspectos del ejercicio profesional enfermero en el ámbito de los cuidados corpoestéticos y de la prevención del envejecimiento para la salud” no resulta conforme a Derecho porque trata de otorgar al enfermero una materia, la medicina estética, que la Ley reserva a la función sanitaria que realizan los profesionales médicos.

 En el mes de diciembre de 2017 se dictó la Resolución núm. 19/2017 del Consejo General de la Organización Colegial de Enfermería de 14 de diciembre de 2017publicada en el BOE el día 20 de enero de 2018 en el BOE, sección de Anuncios Particulares, “Por la que se ordenan determinados aspectos del ejercicio profesional enfermero en el ámbito de los cuidados corpoestéticos y de la prevención del envejecimiento para la salud”. En dicha Resolución el Consejo de Enfermería hacía suyas las competencias de regular la profesión, facultad ésta que pertenece al Ministerio, y lo hacía, además, asumiendo para la profesión de enfermero tratamientos y actuaciones puramente médicas.

Alarmada por esta resolución, la SEME mantuvo reuniones con la Dirección General de Profesiones Sanitarias del Ministerio de Sanidad, con la Organización Médica Colegial y con compañeros de distintas especialidades. Finalmente, tanto la SEME como el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y la Sociedad Española de Cirugía, Plástica, Estética y Reparadora formulamos demanda frente a la Resolución de Enfermería.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid lo tuvo claro y anuló la Resolución del Consejo de Enfermaría indicando, hasta en tres sentencias, que “Sobre la relación concreta de tratamientos [laserterapia, micropigmentación, eliminación de tatuajes, toxina botulínica, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, mesoterapia, cirugía menor, y un largo etc.], entendemos que en aplicación de la normativa que ha quedado expuesta corresponde a un facultativo la realización de tratamientos no quirúrgicos y quirúrgicos con finalidad de mejora estética corporal, facial o capilar en las unidades asistenciales de medicina estética”

Ahora, la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de casación que presentó el Consejo General de Colegios Oficiales deEnfermería contra la sentencia del TSJ de Madrid que anuló la Resolución 19/2017 del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería, por la que se ordenaba aspectos del ejercicio profesional de estos profesionales en el ámbito de los cuidados corpo-estéticos y de la prevención del envejecimiento para la salud.

Considerael Tribunal Supremo que no cabe duda de que los profesionales de la enfermería están al servicio de la salud del paciente, sin embargo, y así lo establece la sentencialas funciones que realizan el personal médico y el de enfermería no son, por tanto, las mismas, ni siquiera resultan homologables y la normativa sobre Colegios Profesionales no apodera al Consejo General de enfermeros para regular“las funciones de los profesionales de enfermería, desvinculadas de la actividad asistencial del médico, y de la coordinación médica cuando resulte precisa”.

Para la Sala, si existe o no la especialidad de medicina estética, es una cuestión tangencial “Pues siguen siendo de aplicación las normas generales señaladas sobre los contornos en los que debe desenvolverse cada una de las profesiones sanitarias tituladas”.

El Tribunal Supremo no tiene dudas, el Consejo General de Colegios de Enfermería no puededictar resoluciones como la impugnada para que el personal de enfermería ocupe el espacio que la Ley reserva, con carácter general, a la función sanitaria que realizan losprofesionales médicos.

La anterior manifestación está avalada por la Directiva 2005/36/CE del Parlamento y del Consejo, de 7 de septiembre de 2005, relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales que, en su artículo 31, al regular la formación de enfermero responsable de cuidados generales, no permite la extensión de ámbito de sus funciones que supone el Consejo General de Enfermeros.

Por tanto, la Resolución 19/2017 del Consejo General de los enfermeros “Por la que se ordenan determinados aspectos del ejercicio profesional enfermero en el ámbito de los cuidados corpoestéticos y de la prevención del envejecimiento para la salud”no resulta conforme a Derecho y el Consejo General de Enfermería no puede ordenarel ejercicio profesional del enfermero en el ámbito de los cuidados corpo-estéticos y de la prevención del envejecimiento que es un ámbito reservado a la profesión médica.

Rosa María Rodríguez Arias

Asesoría Jurídica SEME

Copyright 2015 © AMECLM | Todos los derechos reservados