Qué trata la Medicina Estética

Acné y secuelas

El acné se caracteriza por una inflamación de la piel de causa bacteriana caracterizada por erupciones superficiales, que son ocasionadas por la oclusión de los poros de la misma a consecuencia de los cambios de la unión pilosebácea (folículo piloso y glándula sebácea).

Empieza en la pubertad y adolescencia, pero puede aparecer a cualquier edad debido a los cambios hormonales. Tiende a desaparecer y remitir después de la pubertad, pero a veces puede durar décadas. Las zonas más habituales donde aparece son la cara, el pecho, la espalda, los hombros y los brazos. La lesión se presenta en diferentes formas y grados de afectación:

  • Leve: comedones y espinillas.
  • Moderado: pústulas y pápulas.
  • Moderadamente grave: nódulos, quiste y pápulas simultáneamente y mezclados.
  • Grave: zonas de nódulos y quistes dolorosos, de pústulas y pápulas y de comedones y espinillas, todo al mismo tiempo.

El tratamiento es variado y depende de las circunstancias. Es importante el tratamiento para evitar las secuelas del acné, como marcas, manchas y pequeñas cicatrices en la piel, denominadas en “pico de hielo”.

Arrugas

Las arrugas son una de las manifestaciones generales del envejecimiento. A medida que la piel se va deteriorando en el tiempo, por el sol, el tabaco, el stress, etc., es decir por la producción de radicales libres, van apareciendo. Las clasificamos en dos grandes grupos:

  • Arrugas de expresión: las que se manifiestan con el movimiento, es decir con la mímica o expresión facial. Son las arrugas del entrecejo, de la frente, perioculares…
  • Arrugas gravitatorias, producidas por la pérdida de tensión y tersura de la piel, son principalmente las del tercio inferior de la cara.

Con el tratamiento adecuado podemos retrasar la aparición de estas arrugas, o de suavizarlas una vez se han establecido.

Copyright 2015 © AMECLM | Todos los derechos reservados