Las claves del Botox: ¿Rejuvenecer sin pasar por el quirófano?

002_1

Seguro que hemos oído hablar mil veces del botox: de lo estirada que deja la cara, de que muchas de las famosas se lo inyectan para rejuvenecer en tan sólo unos minutos, que si las líneas de expresión por aquí, las patas de gallo por allá… Pero, ¿qué es realmente el Botox?

El tratamiento que ha revolucionado el mundo de la estética sin quirófano no es otra cosa que la abreviatura anglosajona de Botuline Toxine, la toxina botulínica, una neurotoxina elaborada por una bacteria llamada Clostridium Botulinium que se aplica con agujas muy finas y sólo a nivel intramuscular, produciendo así unbloqueo en el músculo donde se inyecta.

Según el Dr. Jesús Sierra, director médico de SIDME y uno de los grandes especialistas sobre el tema en nuestro país, además de ser el primero en utilizar Botox en España con fines estéticos en 1995, este tratamiento tiene resultados muy satisfactorios en la eliminación de las arrugas de expresión en las que los músculos son responsables del movimiento que hace que se formen, como el entrecejo, la frente o el orbicular de los ojos. Sin embargo, es necesario que quien lo aplique sea un profesional experto, pues una mala praxis podría alterar la mímica facial.

Quienes han recurrido a este método, afirman que es indoloro y que, al no ser una intervención quirúrgica sino un tratamiento estético, no es necesaria la aplicación de anestesia previa ni de calmantes una vez se ha llevado a cabo.

Sin embargo, aunque no se pierde sensibilidad en el rostro, si se aplica de la manera correcta, los músculos sobre los que se inyecta el Botox sí que pierden movilidad. Y es que esta es la principal misión del tratamiento a base de esta toxina, para así eliminar las arrugas de expresión.

Aunque no es cierta la creencia bastante extendida de que los efectos son inmediatos, sí que es verdad que los resultados comienzan a dejarse notar de manera progresiva entre las primeras 36 a 48 horas. Alcanzarán su máximo efecto entre el día 12 y el 14, y estese puede prolongar entre tres y seis meses, e incluso más si el paciente es una persona joven. Una vez superado este tiempo, se recomienda someterse de nuevo a este tratamiento para volver a eliminar las arrugas pretendidas.

Pero claro, es importante saber quién se puede permitir estar haciéndose arreglitos con Botox tres o cuatro veces al año…Pues aquellas personas que puedan disponer de entre 540€ y 650€ por tratamiento y dependiendo de la zona en la que se quieran inyectar la toxina butolínica (según las tarifas de SIDME, la Sociedad de Investigación y Desarrollo de Medicina Estética).

Copyright 2015 © AMECLM | Todos los derechos reservados