Decálogo sobre Medicina Estética de la SIME

startseite-unten

La medicina estética ha sido un tema de gran interés en los medios de comunicación en los últimos tiempos, pero paradójicamente esto ha provocado una gran confusión en la comprensión de esta disciplina. Para aclarar las cosas, proponemos la definición de medicina estética que apareció en un editorial de la revista de la Sociedad Italiana de Medicina Estética (SIME) de 1977, es decir, en los orígenes de este campo médico, pero que todavía conserva su validez: La medicina estética es una medicina preventiva, curativa y rehabilitadora al servicio de la sociedad. Su finalidad es la construcción y reconstrucción del equilibrio psicofísico.

En su afán de querer estar cerca de los paciente, la SIME ha elaborado un decálogo sobre los criterios que deben tener en cuenta para acceder a un tratamiento de medicina estética de la forma más segura posible:

1.- Obtener información fiable. No se conforme con un artículo de un periódico o un programa de televisión. Contrástelo siempre con profesionales competentes.

2.- Pedir explicaciones. Desconfíe si no le hacen un diagnóstico completo antes de cualquier tratamiento. El médico estético debe explicarle todo lo que planea hacerle, los límites hasta los que se puede llegar y las posibles complicaciones. Siempre solicite el documento de consentimiento informado.

3.- Contactar sólo con profesionales acreditados. Asegúrese de que su médico forma parte de sociedades científicas y de que está especialmente capacitado para ejercer la medicina estética.

4.- Es mejor prevenir que curar. Piense en cómo será usted dentro de diez años y en los hábitos que debe adquirir para no acelerar el paso del tiempo en su cuerpo.

5.- Evaluar las alternativas. Reflexione sobre los posibles tratamientos. En caso de que no esté seguro, es mejor decidirse por la posibilidad menos invasiva. Las técnicas menos arriesgadas pueden tener complicaciones, pero serán menores.

6.- Decir no a las promesas de belleza inmediata. Tenga cuidado si se le promete demasiado y confíe en el consejo de los profesionales médicos acreditados, que no le insistirán en que se haga algo más.

7.- Documentarse. Infórmese sobre los tratamientos médico-estéticos, los medicamentos que requieran y los dispositivos que se utilicen.

8.- No dar el resultado como seguro. Visitar al médico estético no es como ir de paseo, no se lo tome a la ligera.

9.- Ser consciente de lo que la medicina estética puede hacer y de lo que no. Explique a su médico lo que quiere y sea realista sobre lo que puede conseguir.

10.- No fijarse en modelos inalcanzables. Muchas bailarinas y modelos no son reales. La televisión utiliza trucos y también se modifican muchas fotos.

Copyright 2015 © AMECLM | Todos los derechos reservados